Bio Tienda de Alimentación

La Huertica

 Somos tu Personal Food Shopper

Blog:

 

LA HUERTICA 

"El que siembra, recoge"

"Hay que trabajar con la leyes de la Naturaleza no contra ellas.." Bil Mollison


Sembrando Futuro Blog

El Campo es la clave para afrontar la Crisis Climática y de Biodiversidad.

Publicado el 14 Ee noviembre Ee 2020 a las 5:15



Ya estamos presenciando muchas de las consecuencias de ésta crisis en todo el mundo: el deshielo del Ártico, la subida del nivel del mar, el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos o la contribución a la extinción masiva de especies animales y vegetales. En España, además, las sequías y las inundaciones son cada vez más devastadoras, como lo son también los incendios. Y, como siempre, las personas más vulnerables son las más expuestas y las que más sufren sus consecuencias, aunque son las menos responsables de los efectos del cambio climático.


Es urgente actuar, pero ningún gobierno en España ha tenido la ambición o el interés suficiente para cumplir con su deber ante la mayor amenaza a la que se enfrenta nuestro planeta. Por esta falta de acción ante el cambio climático, y por no tener un Plan de respuesta ante este grave problema, tal y como obliga la Unión Europea LA HUERTICA se pone en pie de guerra. Sin planes no hay futuro.


Este año destaca como novedad en los PGE la creación de un programa para abordar el reto demográfico y la lucha contra la despoblación que cuenta con una partida de 19,01 millones de euros, de la que 17 millones se van a transferir a comunidades autónomas y entidades locales para actuaciones destinadas principalmente a servicios y conexión.


El mundo rural, nuestros pueblos y su actividad productiva (sector primario) constituyen también una oportunidad para luchar contra la emergencia climática y la pérdida de biodiversidad. Por ello es importante dar valor y relevancia a las buenas prácticas que se realizan en este ámbito y que contribuyen a abordar esta problemática. La lucha contra la despoblación tiene que tener en cuenta la mejora del territorio, de la gestión forestal y de las actividades sostenibles que refuerzan los bienes y servicios ambientales.


De forma muy ligada al mundo rural, la agricultura es una de las grandes asignaturas pendientes. No se puede frenar el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la contaminación, la sequía, ni la “erosión” rural si no se actúa sobre el modelo agroalimentario. Para este fin el dinero que aportarán los fondos europeos no es muy elevado ni van dirigidos a la necesaria transformación del sector. Así se dedicarán 270,8 millones para dotar de sistemas para el ahorro del agua y la eficiencia energética a la red de regadíos, además de 118 millones de euros para abordar la transición ecológica de la agricultura y la ganadería y defensa de plagas y enfermedades emergentes.


La ganadería y agricultura intensiva está en la raíz del problema del modelo actual. No se trata sólo de mejorar la eficiencia en la gestión de los recursos del proceso productivo, sino de apoyar las alternativas al modelo, potenciando la necesaria y urgente transición hacia la agroecología. España es el país de la UE con más superficie dedicada al cultivo ecológico y, sin embargo, este año el programa dedicado a la competitividad y a la calidad alimentaria para desarrollar la agricultura ecológica ha disminuido su presupuesto casi un 20% comparado con 2018, algo que no se entiende más aún cuando la Comisión Europea marcó un objetivo de alcanzar un 25% de superficie agrícola en ecológico para 2030. Como nota positiva, este mismo programa va a emplear una partida para el desperdicio alimentario de 283,45 millones de euros.


En estos duros momentos, se precisa una estrategia global de acción para detener y revertir los impactos ambientales negativos generados por la humanidad sobre el planeta de manera inmediata y concreta, ya no tenemos tiempo.


Si frente al coronavirus los gobiernos se han sentido legitimados para tomar medidas contundentes por el bien común, incluso pasando por encima de las implicaciones sobre la economía a corto plazo, frente al cambio climático el bien común se deja de lado para que ganen las grandes corporaciones, que son las que siguen dictando el ritmo y la intensidad de la respuesta climática, sólo pensando en sus beneficios. Las mismas multinacionales (y gobiernos) que han bloqueado el tratamiento climático durante años (incluso han financiado el negacionismo) quieren ahora controlar el tratamiento para que los beneficios sigan siendo suyos.


Categorías: Cultura S.O.S.tenible, Agricultura S.O.S.tenible, La Salud es lo primero

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

0 comentarios

0