LA HUERTICA

Efectos del cambio climático en el olivar

Efectos del cambio climático en el olivar.

El cambio climático es una realidad como una catedral, resultado de la actividad humana, que está alterando el orden de las cosas. No existe ningún atajo ni fórmula que impida el cambio climático si no es haciendo bien las cosas y respetando el planeta. Cada vez estoy más convencida que es imparable, pero lo único que podemos hacer en ralentizarlo al máximo o las consecuencias nos cambiarán por completa la vida. Me veo comiendo algas en vez de lechuga o gusanos en vez de pipas.

No nos vamos a centrar hoy en por qué, que ya lo sabemos todos, si no en el ahora, que no es otro que la temperatura sigue subiendo a un ritmo vertiginoso.

Esta evolución de temperatura provoca claramente cambios en los ecosistemas (los agricultores nos apoyamos en la observación continua) en la aparición y la frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos como las sequías, las heladas, las olas de calor y los tornados o tormentas a las que nos venimos acostumbrando últimamente en toda la península. En España, por poner un ejemplo, la superficie de terreno árido se incrementa cada temporada, lo que afecta no solo al clima, sino a los cultivos y la ganadería.

(Por recordaros un poco) Efectos del cambio climático en los cultivos:

  • Pérdida de terreno para cultivo, lo que provoca un descenso del ganado.
  • Incremento de incendios naturales debido a las altas temperaturas.
  • Falta de agua y menor cantidad de riego para las cosechas.
  • Menor producción de cultivos debido a la aparición de fenómenos como la sequía o la falta de lluvias. Afecta a todos los niveles, tanto al vino como al aceite, así como frutas y hortalizas.
  • Consecuencias económicas negativas para los productores debido a campañas con menor volumen de producción.
  • Incremento de los precios de los productos. Al haber reducciones repentinas de la productividad agrícola de forma continua, puede provocar un aumento generalizado de los precios.

Pero ¿qué ocurre directamente en los olivos?

La floración del olivo comprende varias fases claves. Empezando con el despertar de las yemas en primavera, que se transformarán en inflorescencias, es decir, en grupos de flores.

Pero hay más detalles que observamos cada año:

  1. Despertar de las yemas: este momento es cuando comienza la floración del olivo. Las yemas se despiertan y comienzan a desarrollarse cuando las temperaturas empiezan a aumentar en la primavera. Esto sucede cuando la temperatura ambiente alcanza un rango entre 18 a 21º, aproximadamente.
  2. Desarrollo y formación: a partir de las yemas, se forman las inflorescencias, que son los grupos de flores en los que cada flor tiene el potencial de convertirse o no en una aceituna.
  3. Antesis: es el momento en que las flores se abren y se produce la polinización. Este es el punto culminante de la floración del olivo y de la trama. Por ello, es crucial para la formación de las aceitunas. Este momento tiene el nombre científico del proceso de la floración.
  4. Cuajado: Una vez se polinizan las flores, estas quedan fecundadas y comienzan a desarrollarse en aceitunas en un proceso conocido como cuajado.

Tened claro que cuando las temperaturas suben, el olivar puede verse afectado negativamente, sobre todo en el momento del cuajado o por la aparición de nuevas plagas que desconocíamos podían afectarle.

La trama del olivo se llama a la flor que nace o el momento previo a que nazca el fruto. Este proceso forma parte de la floración del olivo, y es una parte clave en el ciclo de vida en la vida de este árbol y es un proceso fundamental para la producción de aceite de oliva.

El proceso, conocido científicamente como antesis, tiene lugar entre primavera y verano y es un momento clave para determinar la cantidad de aceitunas que producirá un olivo.

Un buen año de floración puede llevar a una excelente cosecha, lo que redunda en una producción de aceite de oliva abundante y de alta calidad. Por el contrario, factores adversos como el clima, la falta de agua, sequías o la aparición de plagas durante esta época pueden tener un efecto negativo en la producción de aceite de oliva. 

Se estima que la época ideal de la floración debe tener una temperatura que oscile entre los 18 a 21º. Lo normal durante las semanas de abril y comienzos de mayo. 

El problema es que llevamos varios años superando los 30ºC, desde el mes de abril. Subiendo grados…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *