LA HUERTICA

¿Qué es el Consumo Inteligente?

Cuando empezamos con el proyecto de La Huertica, hace más de diez años, repetíamos una frase muy a menudo que resumía nuestra filosofía: “Menos es más”, pero ¿Qué significa?

 

Parece una frase simple, pero en ella se resume el futuro de todos nosotros.

 

Hay conseguir un consumo más responsable y sostenible que haga viable el objetivo de “hacer más con menos” y nos ayude a ahorrar tanto energía como dinero a la hora de hacer nuestras compras.

 

Si en el resto del mundo se consumiese al ritmo europeo, se necesitarían dos planetas como el nuestro para poder soportarlo. ¿No os parece abusivo? Hay que ser inteligentes. Como decían los Payasos de la Tv: ¡Usa la lógica!

 

El “consumo inteligente” se está abriendo paso y son muchas las personas que han decidido aprender a vivir con menos para lograr una vida más sencilla, sana y solidaria.

 

Pero, y tú ¿qué tipo de consumidor eres?

 

Tú y yo, y todas las personas que habitan en el planeta somos consumidoras y, al consumir, decidimos y esa suma de decisiones que una persona toma al consumir, dirige el mercado y la economía en su conjunto. 

  1. Consumo consciente

La persona que consume siendo consciente de su poder como consumidor, sus derechos y obligaciones, que sabe qué es lo que necesita, lo exige y asume las consecuencias de su modo de consumir, está consumiendo de forma inteligente. 

  1. Consumo informado

Todas las personas son libres de elegir lo que quieren consumir, pero para poder tomar esta decisión y decidir entre las distintas opciones que le ofrece el mercado, primero de todo, es imprescindible informarse.

La persona que consume comparando calidad y precio previamente, que selecciona productos que satisfacen de forma real y efectiva las necesidades que tiene, está consumiendo de forma inteligente.

  1. Consumo crítico

Cuando se oferta y se promociona un producto, detrás hay una serie de publicistas y proveedores que quieren vender su artículo o servicio, convenciendo al consumidor y la consumidora de la necesidad de adquirirlo. A veces, la publicidad asocia a este producto o servicio, características y valores que no son reales, como mejorar el estatus, tener más poder, conseguir ser más atractivo/a, tener más fama, etc. 

La persona que consume teniendo en cuenta este aspecto y desde un punto de vista crítico ante la publicidad y las modas, se valora y valora a las demás personas por lo que son y no por lo que tienen, está consumiendo de forma inteligente.

  1. Consumo saludable

Gracias a los avances médicos, científicos y tecnológicos, podemos decir que hoy las personas han aumentado la expectativa de vida, gracias a los productos y los servicios que estos progresos proporcionan a la sociedad. Pero a veces, parte de esta evolución ha propiciado a seguir unos hábitos poco saludables y una vida sedentaria.

La persona que consume pensando en su salud, llevando una alimentación completa y equilibrada, manteniéndose activa, duerme bien, modera el consumo de alcohol, no se automedica y evita fumar, es una persona que consume de forma inteligente.

  1. Consumo sostenible

Hoy, el planeta y las sociedades sufren décadas de explotación, desperdicio y contaminación de la Tierra y de sus recursos naturales, sin restricciones y sin reflexionar sobre las repercusiones, comprometiendo el desarrollo y la vida de las generaciones futuras. 

La persona que consume pensando en los efectos que su consumo tiene en su entorno y escoge siempre que puede productos ecológicos y de proximidad, que usa el agua y la energía que necesita sin hacer un mal uso, separando la basura y aprovechando los productos, evitando tirar y malgastar, está consumiendo de forma inteligente.

  1. Consumo solidario

La desigualdad económica en el mundo provoca que algunas personas puedan comprar todo lo que deseen y que otras, en cambio, apenas puedan consumir lo que es imprescindible para garantizar su supervivencia y poder vivir de manera digna.

La persona que compra objetos y contrata servicios considerando los efectos de este consumo en otras personas y que, cuando le es posible, escoge productos artesanales y/o de empresas con políticas laborales justas y procesos de producción limpios, consume de forma inteligente.

  1. Consumo activo

El consumo activo hace referencia a conocer los derechos que cada individuo tiene como consumidor, tomar decisiones responsables y contar con una red de apoyo de organizaciones de consumidores y usuarios para así garantizar la justicia y las buenas prácticas en el consumo. Esto hace que los consumidores sean más fuertes.

La persona que consume de forma responsable y suma fuerzas con otras personas para conocer y defender sus derechos como consumidores, consume de forma inteligente.

 

No olvidemos que:

  • Que se puede comprar la cama, pero no el sueño.
  • Que se puede comprar la comida, pero no el apetito.
  • Que se puede comprar la casa, pero no un hogar.
  • Que se puede comprar un reloj, pero no el tiempo.
  • Que se puede comprar un libro, pero no el conocimiento.
  • Que se puede comprar los servicios de un médico, pero no la salud. Que, con dinero, podemos comprar productos y contratar servicios, pero no podemos comprar el respeto, la vida, el amor, ni un planeta nuevo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *